Ventajas de la práctica del

Senderismo

Senderismo, excursionismo o trekking son palabras, tal vez no sinónimas, pero sí que expresan un significado parecido. Así la Federación Española de Montañismo y Escalada (FEDME) define el senderismo como «la actividad deportiva no competitiva, que se realiza sobre caminos balizados, preferentemente tradicionales, ubicados en el medio natural; busca acercar la persona al medio natural (…)».

Está recomendado y es apto para todos los públicos, desde los más jóvenes hasta los mayores. Aunque, el estado de forma física de cada uno determinará lo itinerarios más o menos dificultosos que se afronten por cada decidido senderista. El grado de dificultad y la distancia que se vaya a superar irán estrechamente relacionados con el aumento de las capacidades y aptitudes de cada individuo. Es por ello que el senderismo tiene como principio básico mejorar las condiciones tanto física como psíquicas de sus practicantes. Además, en segundo plano, también aparece la recuperación y el reencuentro de la persona con el medio natural y el propio paisaje, regresando a ciertos aspectos de la vida tradicional.

Beneficios de su práctica

Entre muchas de sus ventajas sobresalen:

  • Permite un íntimo conocimiento de la naturaleza, lo que se refleja en un mayor respeto por la misma. Se obtiene un mayor acercamiento a las regiones y a las poblaciones por las que transita, a parte de ampliar el saber sobre la fauna y la flora de cada lugar.
  • Desarrolla una sana convivencia entre familiares y amigos de cualquier edad, por lo que se incrementa el espíritu de apoyo y compañerismo entre sus aficionados.
  • Supone un excelente ejercicio cardiovascular.
  • Su práctica se lleva a cabo lejos de la ciudad, por lo que no existe ningún tipo de contaminación urbana.

Recomendaciones básicas

A la hora de prepararse para realizar una ruta también conviene tener en cuenta algunos cuantos consejos prácticos para disfrutar en mayor medida del entorno natural por el que se desarrolla esta saludable actividad física.

  • Respeto al entorno y a la naturaleza.
  • Planificar la excursión teniendo en cuenta el tiempo de ida y vuelta.
  • Consultar la meteorología de la ruta a realizar.
  • Llevar el equipo adecuado (ropa y calzado acorde, mochila, agua, algo de comida, móvil…).
  • Para respetar el entorno y la naturaleza llevarse la basura generada para mantener limpio el monte.

Senderismo Sermar

Anterior
Siguiente