Guadalajara

La ciudad de los Mendoza

Gracias a la serie de tve Isabel, hemos redescubriendo la historia de nuestro país. Entre los muchos personajes que aparecen, se encuentra la familia de los Mendoza, con personajes tan importantes como el Marqués de Santillana, el Cardenal Pedro González de Mendoza o los duques del Infantado. Esta poderosa familia tenía bienes por el norte de Madrid y por la actual provincia de Guadalajara, siendo su capital, una de las grandes desconocidas de España, su foco más importante. Durante los siglos de influencia de esta poderosa familia en Guadalajara dejaron como legado a las futuras generaciones monumentos tan importantes como el palacio del Infantado, el Convento de la Piedad o la iglesia Concatedral de Santa María de la Mayor.

Cuando el visitante llega a Guadalajara le sorprende la cantidad de historia que se respira en cada rincón, no solo por la influencia de los Mendoza, sino también por la de otras familias nobles como los Lucena, los Dávalos, los Zuñiga, etc., que fueron creciendo bajo el amparo y abrigo de estos.

Comenzamos la visita con una panorámica, bordeando el casco histórico y llegando hasta el Panteón de la Duquesa de Sevillano, un mausoleo levantado por Ricardo Velázquez Bosco en el s. XIX, considerado por los expertos el más grande del mundo, como panteón privado. Seguidamente, visitamos la cripta ducal de los Mendoza, una obra del barroco, copia del panteón real existente en San Lorenzo de El Escorial, situado en el antiguo Monasterio Franciscano. De ahí, seguimos hacia el Palacio de la Cotilla, cuyo nombre no viene por lo que podamos pensar, sino por una leyenda relacionada con la vestimenta de una sirvienta. En su interior se encuentra una sala única a nivel nacional, el Salón Chino decorado todavía con el papel pintado original, según el estilo de la dinastía Qing (s. XIX). 

Junto al palacio, se sitúa la Concatedral de Santa María de la Mayor donde se mezcla el puro estilo mudéjar con el renacentista y frente a ella, la capilla Luis de Lucena, con frescos del artista italiano Rómulo Cincinato, pintor de la Corte de Felipe II. En la parte final de la visita iremos al segundo palacio renacentista realizado fuera de Italia, el palacio de Antonio de Mendoza, convertido posteriormente en convento y hoy en día instituto. Frente a él se encuentra la iglesia mudéjar de Santiago del s. XIV, y por último la joya de la corona, el palacio del Duque del Infantado, muestra del gran poder que llegaron a ostentar los Mendoza durante muchos siglos, donde destaca su magnífica fachada, el esplendido patio de los leones y las salas pintadas por el artista italiano Cincinato. 

La ciudad de Guadalajara es una de las grandes desconocidas de España, por ello para paliar esta situación que mejor, que visitarla e empaparse de su historia. Parafraseando a Enrique IV de Francia con su célebre frase Paris bien vale una misa, yo me atrevería a decir Guadalajara, bien merece una visita. 

Manuel Granado Herreros

Anterior
Siguiente