Almagro

La ciudad del teatro

Almagro declarada Conjunto Histórico Artístico en 1972, ofrece al visitante la posiblidad de conocer la historia de España a través de sus calles y sus palacios.
La importancia de Almagro comienza tras la batalla de las Navas de Tolosa en 1212, de la mano de la poderosa Orden Militar de Calatrava, que había sido fundada en la provincia de Ciudad Real unos sesenta años antes.
Desde ese momento, Almagro se convirtió en la sede y capital de la Orden, que manejaría la economía y la política de la Castilla medieval hasta que los Reyes Católicos decididieron que Fernando se convirtiera en el jefe de todas las Órdenes Militares. Acabando así, con el poder de las mismas y con la importancia de sus capitales, como Almagro. En el siglo XVI, durante el reinado del Empereador Carlos, la ciudad recupera su influencia económica, gracias a que el Emperador alquila los bienes de Orden de Calatrava a los banqueros alemanes Füger, con los que se había contraído una inmensa deuda. Ello hizo que éstos se instalasen en Almagro y llevasen sus negocios desde la ciudad. En esa misma época es cuando se funda la Real Fábrica de Encajes y Blondas.

Florecimiento

Una corte de familias europeas llegaron amparadas por los banqueros, dejando su huella a través de sus edificaciones.
A finales del siglo XVIII, los poderosos banqueros regresan a sus lugares de origen y las fábricas se cierran. La ciudad decae progresivamente y a lo largo de los siglos va perdiendo  población con las emigraciónes.
Almagro es una ciudad conocida por su gran afición al teatro, entre sus principales monumentos, se encuentra el Corral de Comedias. Edificio construido en el siglo XV como posada y utilizado simultáneamente como teatro, siendo en la actualidad el único que queda en el mundo, completo, intacto y en activo. Ya en el siglo XIX se construye el Teatro Municipal de estilo modernista para paliar las necesidades teatrales del pueblo almagreño.
Otro elemento identificador de Almagro es su Plaza Mayor, que tras la remodelación a finales del siglo XIX y principios del siglo XX le da el aspecto con la que la conocemos hoy en día. Ésta, ya era utilizada en la Edad Media como un esporádico teatro al aire libre, en la cuál los propietarios de las galerías las alquilaban para quienes quisiesen ver el espectáculo.
Otro enclave importante para la celebración de las obras de teatro es la plaza de Santo Domingo, antiguo corazón de la ciudad durante el siglo XVI, la cuál está rodeada de palacios y conventos, lo que hace que sea una sede ideal para albergar el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro. Y para terminar este recorrido histórico-cultural, a finales del siglo XX se construyó sobre un antiguo convento el Teatro-Hospital de San Juan, para alojar preferentemente a la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

América Hervás

Anterior                                                                                                
Siguiente